Usted está aquí: Inicio Foro de Cádiz y su puerto Opiniones de los ciudadanos Opiniones de los ciudadanos

Opiniones de los ciudadanos

Esta sección recoge aquellas opiniones realizadas por los ciudadanos a través del Buzón de Sugerencias de esta página web o en los cuestionarios repartidos en las diferentes sesiones del Espacio de Encuentro Puerto y Ciudad. Las opiniones serán publicadas de forma anónima, a menos que el autor exprese lo contrario.

 

Daniel Sánchez Marijuán (26 de Abril de 2017)


Altamente interesante el debate de ayer en la Bomba sobre las alternativas del turismo crucerista en Cádiz. Como siempre, ausencia total de las concejalías implicadas (Turismo, Fomento), aunque la de Urbanismo y Movilidad estuviera bien representada por Martín, que se quedó hasta el final.

La primera constatación es que el turismo de cruceros debe ser sostenible o no tendrá futuro: la Organización Mundial del Turismo (OMT) calcula que durante este año un tercio de los viajeros escogerá destinos más responsables con el medio ambiente, el 39 % está interesado en probar un ecotour y el 79 % considera importante reservar un hotel que aplique prácticas ecológicas y sostenibles.

La segunda es que la ciudad de Cádiz carece de un plan de turismo que defina el modelo de turismo que defiende y promueve. Los cruceristas van buscando gastronomía, cultura y naturaleza, servicios que Cádiz puede ofrecer a raudales.

La tercera es que aspirar a ser puerto base y no solo de escalas hay que hacerlo con tiento para no repetir errores de otros puertos. En particular, la oferta hotelera debe adecuarse a estas demandas, lo que contribuiría a desestacionalizar la oferta; el mayor movimiento de cruceros es en primavera y otoño.

Y la última es que pasar de ser la ciudad de las tres C (Carnaval, Cádiz CF y Cofradías) a las otras tres C (Cultura, Ciudadanía, Currelo), va a requerir de una generosidad y compromiso que sí esta ofreciendo la sociedad civil (Plan C, iniciativas sociales en salud, vivienda, transporte, energía…), y en absoluto la clase política, ensimismada en sus propios enfrentamientos.



Jesús Oliden Rodríguez-Sánchez (10 de Abril de 2017)

 

Nos encontramos actualmente en un proceso participativo sobre la integración puerto-ciudad, concretamente sobre el uso de unos 325.000 m2 aledaños a los Muelles Ciudad, Alfonso XIII y Reina Sofía. A este respecto, me gustaría contribuir con algunas reflexiones y consideraciones, alguna de ellas conocidas por todos:

 

Para debatir en un proceso de relaciones puerto-ciudad debemos tener en cuenta que cualquier actuación que afecte a los intereses del puerto y de la ciudad debe acometerse desde un ámbito de respeto y conocimiento de las actividades de cada uno de ellos. La actuación urbanística que pretenda la ciudad en el puerto debe centrarse en espacios prescindibles para la actividad portuaria y no debe afectar de manera sensible a la actividad portuaria principal, generadora de actividad económica.


La Autoridad Portuaria, desde el año 2000, ha trabajado con una estrategia y objetivos  claros, fomentando determinados tráficos, poniendo en valor el dominio público portuario, especializándose las dársenas y como consecuencia de esto, programándose distintas infraestructuras con inversión pública. Esta estrategia y objetivos fueron debatidos con la comunidad portuaria y la sociedad gaditana a través de un Plan Estratégico aprobado en el año 2000, revisado en el 2008 y actualizado con otro Plan Estratégico en el año 2016. En estos planes se fijaron las diferentes líneas estratégicas, que han dado lugar a la configuración del Puerto de la Bahía de Cádiz de hoy día, y que, entre otras, posibilita disponer de suelos para las relaciones puerto-ciudad.


La planificación ha orientado siempre el futuro, ya que además se debatieron y aprobaron, un Plan de Usos, tres Planes Especiales en los tres términos municipales, un Plan Director de la dársena de Cádiz capital y los obligados Planes de Empresa anuales.

 

Sin esta estrategia el puerto de la Bahía de Cádiz estaría “muerto”, económicamente hablando, véanse los balances de los últimos años, terminando siempre con resultados positivos gracias al crecimiento de unos u otros tráficos, y a la puesta en valor de su suelo, de otra forma no se hubiera resistido la embestida del temporal llamado crisis.

 

Estas líneas estratégicas han requerido durante estos 15 últimos años, la inversión en diferentes obras de infraestructuras entre las que podemos destacar:

  • En Puerto Real: Ampliaciones de los Muelles Norte (33.000 m2) y Sur (50.000 m2) de la Cabezuela-Puerto Real, urbanización de los terrenos, ramales interiores de FCC.
  • En el Puerto de Santa María: Nueva zona pesquera, urbanización interior.
  • En Cádiz: Prolongación del Muelle Marqués de Comillas (58.000 m2), Terminal de Pasajeros, Nueva Terminal de Contenedores (220.000 m2).

 

Estas obras, no sólo han contribuido a cumplir el objetivo de especializar las dársenas y potenciar los diferentes tráficos, sino que también han generado nuevos suelos de dominio público portuario, de tal forma que NUNCA el Puerto de la Bahía de Cádiz ha dispuesto de tanto suelo para atender a sus diferentes tráficos. Se ha incrementado el dominio público portuario en 83.000 m2 en Cabezuela–Puerto Real y en 278.000 m2 en Cádiz, estando prevista una segunda fase de la Nueva Terminal de Contenedores de 110.000 m2.

 

Si entramos en el ámbito económico, me atrevería a decir que el importe de las diferentes actuaciones alcanza los 400 millones de euros, y si le añadimos la inestimable inversión privada (almacenes, grúas, depósitos, …), la cifra alcanzaría los 700 millones de euros.

 

La especialización de dársenas, la potenciación del tráfico de cruceros, acompañada del traslado de la Terminal de contenedores y el resto de actuaciones, nos permiten hoy día disponer de suelos que abren las puertas de una nueva relación puerto-ciudad, permitiendo planificar actividades y equipamientos que favorezcan su desarrollo y mejoren la fachada marítimo-portuaria de la ciudad. Sin esta planificación no hubiera sido posible prescindir de estos suelos portuarios.

 

No se deben cambiar las reglas del juego durante el partido. La especialización de las dársenas obligaron a realizar obras de infraestructuras que generaron nuevos suelos, sabiendo que también conllevaría la disponibilidad de terrenos para las relaciones puerto-ciudad. Parece que la comunidad portuaria es reacia a la utilización de estos suelos para las relaciones puerto-ciudad.

 

Ámbito de actuación: La operación urbanística afecta a unos 325.000 m2 de superficie total, desde la Plaza de Sevilla, en los aledaños de la Terminal de pasaje de la Bahía, hasta Puerto América. Oportunidad única para la mejora de las condiciones sociales, ambientales y económicas del casco antiguo, incrementando su atractivo turístico. Yo diría que más que una oportunidad es una realidad, y vamos tarde en la definición de su desarrollo.

 

La operación urbanística es de tal calibre que, para facilitar el proceso de participación ciudadana, debería subdividirse, a mi criterio, en espacios cuya intervención urbanística está claramente diferenciada. Propongo los siguientes:

 

Aledaños de Plaza de Sevilla y Terminal de Transporte de Pasajeros de la Bahía.....5.000 M2

Zona de Seguridad a Buques de Pasaje ...............................................................    40.000 M2

Zona Muelle Ciudad (intervención puerto-ciudad) .......................................................20.000 M2

Zona aledaños Diputación y Terminal de Cruceros (Muelle Alfonso XIII) ...................20.000 M2

Zona actividades Náutico-deportivas ..........................................................................40.000 M2

Zona actividades diversas (actual Terminal de Contenedores) .................................200.000 M2

...................................................................................................................................325.000 M2

 

Estas divisiones de la actuación total, las agrupo siguiendo criterios de parámetros urbanísticos claramente diferenciados, facilitando, como he comentado, la opinión del ciudadano.

La Plaza de Sevilla debe ser la gran plaza intermodal de transportes y de acceso al Casco Antiguo.

La zona del Muelle Ciudad podría permeabilizarse hasta el cantil cuando no existan cruceros atracados, y la actividad de educación-formación marítima portuaria debería considerarse. Debe integrarse con el paseo de Canalejas, dando lugar a la gran Plaza de la Ciudad, lugar de múltiples actividades ciudadanas.

En la zona de actividades diversas debería tenerse en cuenta las relacionadas con el tráfico de cruceros y usos ciudadanos difícil de ubicar en el término municipal.

El análisis de la actuación urbanística debe realizarse desde una perspectiva multicriterio (económica, social y ambiental), y es imprescindible sumar y coordinar los diferentes intereses de las Administraciones involucradas (Ayuntamiento, Autoridad Portuaria, Junta de Andalucía, Agencia Pública Puertos de Andalucía) y la privada. La inversión debe ser tripartita: APBC, J.A. y privada.

 

A la hora de establecer los diferentes usos, habría que tener en cuenta:

  • La zona continuará siendo de dominio público portuario, no está desafectada.
  • Debe disponerse de un mínimo de infraestructuras básicas: llegada del Tranvía hasta la zona ( lo acerca a la Bahía), viales, aparcamientos, zonas verdes.
  • La implantación de usos debe ser gradual, usos ciudadanos más intensos al principio, usos náuticos-deportivos al final.
  • La APBC debe definir las necesidades portuarias necesarias para el tráfico de cruceros.

 

El proceso participativo debe ser enfocado hacia la opinión de los ciudadanos sobre los diferentes usos de las zonas propuestas, facilitando planimetría y datos urbanísticos básicos que deben aportar el Ayuntamiento y la APBC. Estamos ante una oportunidad única de mejora sustancial de las relaciones puerto-ciudad, que afecte a una mejora  de la fachada marítima portuaria, consolide las actividades del Casco antiguo y a la vez, mejore la competitividad y desarrollo del puerto de la Bahía de Cádiz.

 

Para terminar algunas reflexiones:

  • En una ciudad con falta de suelo, el puerto le ha dado suelo para que siga creciendo.
  • En una ciudad donde el paro es un problema estructural, el puerto genera empleo.
  • En una ciudad con dificultades de tejido industrial y productivo, el puerto genera riqueza.
  • En una ciudad con un pasado grandioso y un futuro incierto, el puerto, como en el pasado, es el mejor futuro para la ciudad de Cádiz.
  • Con el puerto, Cádiz sigue creciendo.

 


 


 

Anónimo (5 de Abril de 2017)


Resulta sorprendente que después de más de cuarenta años realizando rellenos ante el puerto para conseguir suelo que se consideraba imprescindible para el uso portuario, con la oposición de colectivos ciudadanos, ahora se diga que sobran más de 300.000 m2. No conozco argumentos sólidos que justifiquen la imposibilidad de una actividad portuaria próspera que en un futuro más o menos corto precise de todo el suelo disponible, siendo el puerto la principal cantera de empleo en Cádiz. Debe promocionarse el puerto creando nuevos canales marítimos comerciales, para lo cual el puerto dispone del trabajo de sus técnicos. Deben explotarse nuevas posibilidades, como el tráfico de contenedores congeladores para productos perecederos que pueden dar salida y potenciar las mercancías agroalimentarias del interior de la provincia. Deben establecerse de manera compatible otras actividades productivas ligadas al mar: deportivas, logísticas, etc. Los puertos, que nacieron en estrecha relación con las ciudades, (en el caso de Cádiz, se estableció aquí y no en otros puntos de la Bahía por las presiones de los comerciantes gaditanos), son hoy día instalaciones de carácter industrial, productoras de ruidos y molestias. Por ello es preciso disponer un espacio intermedio de transición entre la ciudad y el puerto, en el que se resuelvan adecuadamente las relaciones de accesibilidad y sirva de amortiguador. Se trata de mejorar el espacio existente desde la plaza de Sevilla hasta las murallas de San Carlos, que precisa mayor anchura llegando al borde del muelle, dotándose de un arbolado rico y adecuado, resolviendo los tráficos peatonales y rodados. Dentro de este sistema, la plaza de Sevilla es una pieza vital para el futuro del casco antiguo, puesto que en ella ha de resolverse la conexión del mismo con el resto de la ciudad y de la bahía. No debe de perderse de vista la integración de Cádiz y su puerto en la bahía, disponiendo estratégicamente los usos en las diversas instalaciones portuarias del arco de la bahía. El carácter polinuclear de las poblaciones, con espacios de gran valor natural entre ellas, debe conservarse y potenciarse, de tal manera que en ningún caso es conveniente el uso residencial en los terrenos supuestamente sobrantes del puerto de Cádiz. Los nuevos espacios residenciales, si son precisos, deben situarse equilibradamente en el conjunto de la Bahía y no en este extremo territorial.

 


 


 

Daniel López Marijuán (5 de Abril de 2017)

 

La crónica de J. Benitez es inexacta y lo puedo atestiguar porque yo estuve allí.

Siento decirlo, pero Joaquín Benitez más parece periodista de la Autoridad Portuaria que del Diario de Cádiz.

 

  • La asistencia no fue “de media entrada”, sino  de prácticamente lleno con las estudiantes que se incorporaron ya empezado el debate.
  • No solo estuvo Dorao (Ciudadanos) de los munícipes gaditanos, sino también Victoria (PSOE), que además intervino al final.
  • La intervención de Mª Zambonino fue esclarecedora en los estrictos términos jurídicos, pero no se mojó  a la hora de definir alternativas para los nuevos espacios “liberados”, como sí hicimos a continuación en el debate. Además, su idea de “gobernanza” la restringe a la colaboración de las administraciones, con un papel subalterno y secundario de los ciudadanos.
  • El Plan C no participó porque no hay nadie específicamente trabajando en asuntos de integración puerto ciudad, no porque no quisiera intervenir.
  • No rechacé que la nueva terminal se dedique al tráfico de contenedores (¿qué destino tendrían si no los TEUs actuales y futuros?), sino que las 22 Has. se complementen con el reciclado ecológico de buques, porque pasar de las 74.321 TEUs del año pasado a las 450.000 que se preveía en el proyecto, es una quimera y una previsión disparatada. También aporté que se podrían ubicar empresas emergentes, como Boatjump, una plataforma digital que busca, compara y reserva el alquiler de barcos turísticos, o iContainers, que presta servicios logísticos para importar y exportar mercancías. Y también especializarse en contenedores refrigerados para exportar la producción agroalimentaria gaditana.

 


 


 

Daniel López Marijuan (29 de Marzo de 2017)

Allí estuve y estas son mis impresiones:

 

  • · Abierta hostilidad de los estibadores (patronal y sindicatos) representados en la mesa redonda hacia el espacio participativo y fuerte escepticismo sobre sus resultados. La animadversión rayó en la ofensa cuando se habló del papel de los ecologistas (“primero actuamos y luego les informamos”, “la forma de callarlos es hacerles un contrato”). Espero que en la mesa redonda del 4 de abril, en la que participo, podamos dilucidar nuestras acciones y aportaciones.

 

  • La transversalidad que se persigue en los objetivos iniciales de este proceso participativo se  transmuta en verticalidad cuando trabajadores y empresarios del puerto hablan con una misma voz (pensamiento único), siempre con pretensiones de exclusividad y desde el victimismo. La sostenibilidad es un concepto que no está incorporado en sus propuestas, que insisten en reclamar la vuelta de un pasado portuario del todo imposible y postular un crecimiento sin límite alguno.
  • Escasa presencia municipal (solo J. M. Perez Dorao y brevemente Martin Vila). Ausencia total de la concejalía de Fomento y de Podemos.
  • El proceso participativo que coordina Barragán (UCA) y apoya la Autoridad Portuaria y Urbanismo está bien diseñado:
            • Organizaciones sociales: 25% de los participantes
            • Administración pública: 25% de los participantes
            • Actividades económicas: 25% de los participantes
            • Ciencia y conocimiento: 25% de los participantes.

 

Pero necesita generar debate ciudadano y que las posibilidades de usos alternativos de los espacios portuarios  se concreten, sobre todo los más controvertidos, como son los posibles usos hoteleros, habitacionales y comerciales.

 

  • No es cierto que la gestión portuaria haya estado carente de planificación, como se dijo en la jornada. Ha habido dos planes estratégicos del puerto, como recordó Oliden, pero que han errado en sus previsiones, como es el caso de la sobredimensionada nueva terminal de contenedores, o han sido incapaces de asegurar la conexión ferroviaria en La Cabezuela o mantenerla en el puerto ciudad de Cádiz.
  • Muy de acuerdo con lo que se  dijo de que el puerto es de la Bahía de Cádiz, no de la ciudad, por lo que la dimensión metropolitana hoy olvidada es imprescindible.
  • El propósito inicial de Autoridad Portuaria de favorecer en los nuevos espacios viviendas de renta libre (¿?), fue completamente descartado por todos los presentes. En el documento de objetivos iniciales solo se contempla la posibilidad de viviendas sociales. Aunque padezca una situación financiera delicada, Autoridad Portuaria debería renunciar a hacer caja de cualquier manera como forma de rebajar su deuda.
  • El repunte en los resultados económicos del tráfico de mercancías y movimiento de pasajeros de los dos últimos años puede ser coyuntural y no sostenido. Es engañosa la visión esplendorosa que auguran empresarios y trabajadores (de nuevo con la misma opinión) al puerto, a partir de unas cifras positivas recientes, pero dentro de una tendencia decreciente en todo tipo de tráficos, salvo ro ro y pasajeros. En el caso de la pesca, para nada se han tenido en cuenta las severas limitaciones que la Política Pesquera Común impone a esta actividad extractiva, a la que auguran también un crecimiento sin límites.
  • Pretender que un puerto como el de la bahía de  Cádiz compita en la primera división, cuando no llega ni al 1% del tráfico marítimo español, es ilusorio. Sin embargo, debemos aprovechar sus fortalezas, que son su situación privilegiada y la diversificación de mercancías. La revitalización del puerto tiene que ir aparejada con un relanzamiento industrial de la Bahía y de la ciudad de Cádiz, regenerando la Zona Franca, favoreciendo industrias de base tecnológica y de economía circular y ofertando conocimiento, servicios y bienes.  Potenciar los graneles sólidos y líquidos debería ser descartado por razones ambientales. La eólica marina, el reciclado ecológico de buques y los servicios náutico-pesqueros, son actividades a apoyar.
Acciones de documento
Favoritos / Compartir